Buscar

¿“Persona con discapacidad” o “discapacitado”?


La discapacidad es un concepto que ha mutado con mucha rapidez en las décadas más recientes, principalmente a partir de que los derechos humanos han ido cobrando atención a través de los medios de comunicación, la opinión pública y la participación ciudadana.


En la República Mexicana viven 5,739,270 personas con discapacidad, según el censo poblacional realizado en 2010 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Dicha cifra integra a personas con alguna discapacidad de tipo motriz, intelectual, auditiva (y/o de lenguaje), visual y mental, ya sea en grado moderado o severo.


Según la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad, el concepto de “persona con discapacidad” debe entenderse como:


“Toda persona que por razón congénita o adquirida presenta una o más deficiencias de carácter físico, mental, intelectual o sensorial, ya sea permanente o temporal y que al interactuar con las barreras que le impone el entorno social, pueda impedir su inclusión plena y efectiva, en igualdad de condiciones con los demás.” (Art. 21, fracción XXI).


Resulta interesante el enfoque de la definición legal, en donde encontramos la cláusula “al interactuar con las barreras que le impone el entorno social…” puesto que en esas once palabras se reafirma toda una lucha de varias décadas de las personas con discapacidad y los grupos que promueven sus derechos.


Si tomamos de ejemplo el lenguaje oficial, podemos identificar claramente cómo ha ido evolucionando el manejo de los conceptos relacionados a la discapacidad, desde los más arcaicos como: “inválidos, minusválidos…”, que los especialistas en la materia reconocen como parte de un lenguaje asociado a la discriminación de esta población.


Destaca una carta hecha pública, del 24 de julio del 2007, donde Gilberto Rincón Gallardo, se dirige a la Secretaria de Educación Pública en funciones, y hace una clara distinción del concepto “personas con discapacidad”.


En esa ocasión, Don Gilberto escribió:


“Hace algunos años se difundió entre algunos sectores de nuestro país, un neologismo para dirigirse a ellos: el término “PERSONAS CON CAPACIDADES DIFERENTES”, erróneo por las siguientes razones:

  1. No define a la discapacidad.

  2. Todas las personas tenemos entre sí capacidades diferentes, pero no todas tienen una discapacidad.

  3. No está contemplado en los documentos internacionales sobre el tema.

  4. No se encuentra ya en el párrafo tercero del artículo 1º constitucional.

  5. No se encuentra en la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación.”

Este término “capacidades diferentes”, si bien más amable, no precisa ni permite indicar cuándo se trata de una persona con discapacidad.


Por ello, a partir de la entrada en vigor de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPCD) -que en México sucedió a partir de 2008- se ha promovido a través de los organismos internacionales el uso generalizado del lenguaje derecho-humanista, a través del término: “personas con discapacidad”.


Cabe mencionar que para la creación de la CDPCD nuestro país jugó un importante papel, pues fue México el “estado-parte” de las Naciones Unidas que presentó la iniciativa de crear este documento especializado.


El término “personas con discapacidad” es el que está vigente y es promovido a nivel mundial por su profundidad y claridad. Profundidad en cuanto a reconocer a la “persona”, con su eminente dignidad humana, antes de la situación de “discapacidad”, esta condición que le vulnerabiliza en el marco de las sociedades que presentan cotidianamente barreras para que esta población pueda desarrollarse y ejercer sus derechos plenamente.

Referencias

Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad. Diario Oficial de la Federación: 2011.

ÚNETE A NUESTRA LISTA EN MAILING

© 2020 Travesía Incluyente México.

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco