Buscar

Mi Experiencia Turística en Barrancas del Cobre


¡Me voy de viaje! Para las personas con discapacidad esta frase significa retos, la aventura hacia lo desconocido y el enorme deseo de explorar nuevos lugares. Para mí, es una frase que durante los últimos años me ha llenado de alegría y felicidad, y me ha dejado recuerdos que han quedado en mi memoria para siempre.

Mi viaje a Barrancas del Cobre, Chihuahua fue una aventura. Chihuahua es una ciudad muy recomendada por su gente y su historia y las Barrancas son inmensas, impresionantes y aunque por un momento experimenté duda y miedo, al ver ese paisaje lo único que vino a mi mente fue “hazlo”. Mi situación de baja visión me ha llevado a vivir y disfrutar de cada experiencia al máximo y esa vez no fue la excepción, si ya estaba ahí, tenía que lanzarme por las tirolesas.


Ya firmada la carta responsiva, la adrenalina subía de tono y al escuchar las instrucciones la mente no dejaba de recordarme que quizá no estaba en condiciones de hacerlo pero, no di marcha atrás. Con mis lentes obscuros, indispensables para cubrirme del viento y el sol, pude realizar el recorrido que incluía 9 tirolesas y 7 puentes colgantes, la más larga con longitud de 1,113 metros y una altura de 480 metros sobre el fondo del cañon y velocidad de 60 a 110 k,/h. Escuchaba el viento en medio de la inmensiad y descubrí que ese paisaje, la altura, el cielo y la enorme emoción era de lo mejor que la vida me había dado.

El tren “El Chepe” fue otra maravilla que la vida me regaló. Pude disfrutar seis horas de paisajes maravillosos que me permitieron experimentar el aire a gran velocidad. Desafortunadamente haber recibido combustible quemado durante el recorrido, me iritó los ojos y me urgía oxigenar mis lentes. Quisiera mencionar que las personas con discapacidad que se aventuren a disfrutar de este recorrido deben considerar que los destinos son serranos lo que limita la accesibilidad, los pasillos son reducidos y el personal no está capacitado para dar una atención personalizada ante necesidades especificas particulares y aunque se trabaja por ofrecer un mejor servicio, la atención es generalizada.

Estas aventuras, al igual que muchas otras, deberían estar disponibles y adaptadas a todas personas sin importar su condición. A través de Travesía Incluyente he descubierto que las personas con discapacidad son un nicho del mercado turístico que muchos hemos omitido y que existen personas que logran que actividades extremas puedan ser accesibles para cualquier turista, incluso si tienen alguna discapacidad.

7 vistas0 comentarios

ÚNETE A NUESTRA LISTA EN MAILING

© 2020 Travesía Incluyente México.

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco