Buscar

MARTES DE MOLE



Un par de semanas atrás, tuve la oportunidad de viajar al Pueblo Mágico de Amealco, ese pueblo que hasta hace poco le reconocieron el valor histórico, cultural y gastronómico.


En esta ocasión viajé con el único objetivo de calmar un antojo, ahora que lo escribo creo que es el común denominador de mis viajes: CALMAR ALGÚN ANTOJO.


Bueno después de ese descubrimiento, les platico un poco de Amealco; es uno de los 18 municipios del estado de Querétaro, se encuentra al norte del estado y colinda con el Estado de México.


Amealco de Bonfil tiene la fortuna de contar con el mayor asentamiento de indígenas oromíes y que aún preservan su lengua: el ñhañhu; escucharlas hablar es una verdadera composición musical.

Las manos artesanas lo mismo tejen ropa, que dan forma al barro o diseñan Dönxu (muñecas).


Esas mismas manos trabajan la tierra, cosechan cultivos y crían guajolotes para después comerlos en el delicioso mole que preparan todos los MARTES.


Y sí, solo los martes encuentras el tradicional mole rojo de guajolote. Claro, la pregunta natural es: ¿por qué solo los martes?; la respuesta es porque los pobladores eligieron ese día para “descansar”, es el día que todos paran sus actividades y “bajan” a la cabecera municipal hacer sus diligencias. Quienes se quedan en casa es el día en que la familia se reúne y que mejor que alrededor de un fogón con tortillas recién hechas, frijoles de la olla, tostadas y un rico mole acompañado de un fresco pulque.


Hoy es común encontrar este platillo la mayoría de los restaurantes y sobre todo está disponible cualquier día de la semana pero el MARTES SABE A MOLE.


En mi rutina diaria, cuando el antojo ya es indomable, reservo el martes para ir a comer MOLE.


Sobre la carretera existe una gran oferta de lugares, todos únicos y con su toque especial. De los que he probado “El Chamizal” está en mi top 3, ocupando el primer lugar.


“El Chamizal” tiene como peculiaridad a todos los cóconos o guajolotes andando libremente por el lugar. También ofrece otros platillos en el menú como: barbacoa y carne asada, que no se sirven el martes.


Aunque el acceso es un poco difícil, los usuarios de silla de ruedas pueden ingresar con asistencia y disfrutar de este manjar; al interior el espacio es amplia lo que permite una buena movilidad.


Aquí les dejaré algunas recomendaciones:


  1. Llega temprano, que todos esperan el ansiado MARTES para comer mole.

  2. Es muy recomendable hacer reservación. En este enlace pueden encontrar toda la información www.amealcopueblomagico.com.

  3. No lleves ropa blanca porque es tan bueno que seguro te mancharás.

  4. Lleva suficiente apetito, te aseguro que repites plato.

  5. Toma tu foto y compártela en las redes de Amealco Pueblo Mágico FB: AmealcoTurismo INSTA: @Amealco_pueblomagico


Se preguntarán cuáles son los otros 2 de mi top, son: Mole Lulú y Mole El Primo.


Si aún les queda un huequito para el postre, vayan al jardín principal de Amealco pueden decidirse entre 2 postres:


  1. Churros, en la “Las Duyas” churrería o

  2. Panadería “Vicky”


En otro post les platicaré de las delicias de postres, por ahora enfoquémonos en el antojo de MARTES DE MOLE.



35 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

SIDRA.