Buscar

La moda va dejando daños en el camino.

Actualizado: may 13



Nos hemos convertido en una sociedad Trendy, en la que buscamos formar parte de la moda sin entenderla verdaderamente, conocer su origen, ni el objetivo final; sólo sabemos que, en su mayoría, buscan un beneficio social; y de acuerdo o no con ella, nos dejamos llevar por la corriente.


Estar de moda no había sido peligroso, hasta ahora, ya que la falta de información ha generado un abismo entre lo correcto e incorrecto, sobre todo, por falta de ganas para saber más allá de lo superficial.

Hablemos en concreto de la terminología creada para generar un progreso y que, lamentablemente, sólo ha afectado a las personas para quienes fue creada. Cuando yo te digo “Inclusión” ¿Qué viene a tu mente? tal vez “rampas en todos lados”, quizás “darles oportunidad” o “todos iguales”.


Ahora cobran sentido los primeros párrafos ¿no es cierto?, sabemos que "inclusión" es un término que se usa en todos lados, lo leemos, lo escuchamos , lo utilizamos, lo decimos… pero no estamos seguros de su significado, tampoco cuál es la intención real o porque es una necesidad social; y esto ha provocado que la gente en situación de vulnerabilidad, como las personas con discapacidad, se vean expuestas a la discriminación, exclusión y humillación ante contextos, personas y situaciones que se jactan de ser incluyentes o inclusivas y no lo son.



Entonces, vamos aclarando el panorama, la Inclusión no debe ser vista como un enfoque social, sino como una acción en primera persona la cual busca el respeto de la dignidad inherente y la aceptación de las personas con discapacidad como parte de la diversidad y la condición humana, es decir, no es “Todos iguales”, es “Todos de forma equitativa según las necesidades y realidades individuales de las personas con y sin discapacidad” y garantizando la autonomía individual de cada uno; por lo tanto, si el usuario de sillas de ruedas requiere que lo ayuden para subir una rampa, se está coartando su independencia, lo que se resuelve en una conducta discriminante. Por consiguiente, tener muchas rampas no hace un lugar inclusivo, ni a la persona que ayuda, un sujeto incluyente.


Ahora bien, entendamos que Incluyente e Inclusivo, no son sinónimos, Incluyente refiere a la acción de incluir e Inclusivo es aquello que cuenta con la virtud de incluir, en otras palabras, la persona es la incluyente porque genera acción y la institución es inclusiva pues tiene la virtud de generar acciones incluyentes.


Con los conceptos más claros, podemos examinar si realmente estamos cumpliendo con la idea central, sin embargo, será indispensable observar si nuestra forma de interactuar con la persona con discapacidad es equiparable con la de una regular; si el ambiente o contexto está diseñado para el acceso o uso autónomo de cualquier individuo o si se requieren ajustes razonables para garantizar la valía y participación proactiva de cualquier sujeto.


Ahora, cuentas con la información necesaria para poder practicar la inclusión mas allá de una moda, comprendiendo que no es un “dejar entrar”, como un favor o ser condescendiente al intentar justificar la vulnerabilidad de las personas con diversidad funcional, sino como una responsabilidad social por la dignidad humana. A partir de este momento, te toca actuar con equidad y justicia para todos, teniendo en cuenta que una de las características de la diversidad humana, de la cual tu también formas parte, es empatizar con las necesidades individuales que cada uno de nosotros posee, par así, poder llegar a una sana convivencia que nos permita, a todos por igual, garantizar nuestra calidad de vida y participación en igualdad de condiciones que la sociedad en general.

26 vistas

ÚNETE A NUESTRA LISTA EN MAILING

© 2020 Travesía Incluyente México.

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco