Buscar
  • Perla Rosas Ferrer

La evolución de los viajes.


El ser humano por naturaleza decide viajar, conocer otros lugares, otras culturas, otro tipo de gente, todo para abastecer o enriquecer sus conocimientos. Durante mucho tiempo, la gente viajaba y se hospedaba en hoteles, haciendo las actividades que el lugar le ofrecía, no era necesario salir ya que éste contaba con todos los servicios, desde alimentos, bebidas, actividades recreativas y obviamente, alojamiento. La atención se centraba en el servicio y la manera de a tratar a las personas, ya fueran niños, adultos mayores, personas con discapacidad, hombres, mujeres, gente con diferente nacionalidad, etc. Lo importante era lo que ofrecía el hotel a sus huéspedes.


Ahora las cosas han cambiado, la atención se centra en viajar cómodamente y los viajes son cada vez más cortos; se busca salir de fin de semana para escaparse de la rutina y los turistas ya no se hospedan en grandes hoteles, ahora, prefieren rentar o alquilar una casa o habitación. Por ejemplo, si viaja una persona con vértigo, prefiere hospedarse en una casa de una sola planta a pesar de no tener todos los servicios y alimentos preparados, a hospedarse en el décimo piso de un hotel en donde se puede sentir mal y como consecuencia no disfrutar su estancia y sus acompañantes tampoco.


A partir de la pandemia, todas las actividades se han modificado y los viajes no son la excepción. Como resultado de las restricciones para salir de casa, los viajes y la demanda de experiencias virtuales se han incrementado. Y aunque no se tienen las mismas sensaciones como conocer lugares, subir a un avión, caminar por las calles o sentir el ambiente de los lugares al percibir los olores, sonidos o ver a la gente, todo se hace por mantener la salud. Por ejemplo, si alguien desea realizar un viaje virtual a Oaxaca, puede contactar con alguien que le muestre cómo se hace el mezcal, o la elaboración de algún producto de cerámica o bien cómo cocinar una muestra gastronómica regional. Por otro lado, si se desea realizar un viaje internacional, la nueva era digital permite que se lleve a cabo desde la comodidad del hogar.


Para las personas con discapacidad el hospedaje en lugares como Airbnb o bien los viajes virtuales son opciones para evitar los problemas de tomar un avión, encontrar baños accesibles, o encontrar restaurantes con alimentos adecuados. La atención por otro lado, a veces es buena y otras veces no tanto y hospedarse en un hotel o lugar de lujo, no garantiza que la atención sea excelente. Entonces, la posibilidad de viajar y tomar un café o un postre en cualquier lugar del mundo desde la comodidad de tu casa, es una alternativa atractiva. A lo mejor se desea conocer China y al mismo tiempo cocinar un platillo chino para recrear el ambiente y sentirse parte de la experiencia y se disfruta desde el hogar sin complicarse la existencia.


No obstante, en algún momento todo volverá a la normalidad y aunque los viajes virtuales son una alternativa para estas épocas de encierro, nunca será lo mismo que recorrer los lugares, conocer y viajar de la manera tradicional.


A pesar de la evolución de los viajes, desde el hotel que ofrecía todos los servicios, el Airbnb, que ofrece la posibilidad de hospedaje en una casa o los viajes virtuales que ofrecen una experiencia digital, viajar de manera tradicional siempre abre la posibilidad de vivir una experiencia placentera en todos los sentidos.

2 vistas0 comentarios

ÚNETE A NUESTRA LISTA EN MAILING

© 2020 Travesía Incluyente México.

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco