Buscar

El mar y yo


¿Cuantas veces has deseado hacer un viaje pero se ha quedado pendiente por miedo a no estar en la condición física para realizarlo? A mí me ha pasado varias ocasiones sobre todo porque en lo personal, realizar actividades acuáticas o con viento me asustan. Últimamente antes de dejar de hacer algo me pregunto ¿te atreves o lo dejarás pasar ? En la conciencia y capacidad de no exponerme ni exponer a nadie han existido lugares que han generado empatía conmigo inclusive amigos con los que he viajado. Durante el trayecto de 15 minutos de Cancún a Isla Mujeres, disfruté grandes paisajes de mar turqueza y sus alrededores. Adicional a mis lentes de contacto debo utilizar lentes obscuros ya que por la propia naturaleza, en medio del mar hay brisa con agua de mar lo que ocasiona malestar a mis ojos.

Con las actividades acuáticas siento una sensación de emoción plena tan solo por el hecho de vivir la experiencia. Con la ayuda de algunos instructores del Parque Garrafón me sentí segura para realizar snorkel. Con toda la disponibilidad para la aventura y para tener una visión más clara de todo lo que sucede, me dejé los lentes de contacto puestos protegiéndolos con gogles para evitar el contacto del agua salda con mis ojos. Después me dirigí a nadar con delfines en Dolphin Discovery, un espacio para personas que buscan una terapia que les ayude a mejorar trastornos nerviosos, las capacidades auditivas y del lenguaje, o bien el sistema inmunológico y la condición motora.

Como agente de viajes me siento con el compromiso de asesorar a mis clientes pero principalmente que sientan la confianza de que existen lugares maravillosos con personas dispuestas a hacer ese viaje toda una experiencia


11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo