Buscar

DÍA DE MUERTOS



Hace no mucho tiempo, una persona me preguntó por qué mi amor por la comida era tan grande y sobre todo tan cargado de emociones; a lo que le respondí de manera automática: “soy mexicana y lo llevo en mi sangre” cerrando con una carcajada.


Nunca me había planteado esa incógnita en mi no tan larga vida.


Así que empecé a investigar en mis recuerdos; y cuál fue mi sorpresa: en todos los acontecimientos importantes de mi vida siempre hubo algún platillo como un delicioso atole de teja acompañado de un pan de pulque listos para endulzar el corazón roto, o una cecina doradita con salsa molcajeteada con coyoles para el corazón valiente que celebraba el nacimiento de un nuevo integrante de la familia.


El día de muertos está aquí e imaginé los “ingredientes” que quiero le pongan. Aquí el instructivo:


  1. Mezcal de pechuga, oaxaqueño, como bienvenida; con una cecina de la Sierra Gorda de Querétaro bien doradita con una “carretilla” de maíz. Esto solo es el aperitivo.

  2. Como plato fuerte un rico conejo en mole queretano y si no es mucho pedir también un guajolote. Ya no me importa lo que diga la báscula.

  3. De postre no soy muy exigente: nieve de mantecado de “La Mariposa” o buñuelos con miel, de los que venden a fuera del Templo de la Santa Cruz.

  4. Ah y no se vayan a olvidar del té de poleo, de ese que se da en Arroyo Seco, porque el frío puede “calar” en mis huesitos. Mucha flor de cempasúchil, mis sales de rosas de Colima para relajarme y el rebozo que me heredó mi abuela.


PD: recuerden pluma y papel; quiero dejarles unas cuantas palabritas. No se espanten, no pienso asustarlos, solo quiero agradecer las delicias que han preparado para mi.


Al terminar de escribir mi pequeño pliego petitorio me doy cuenta cuán importantes son nuestros sentidos. Como me gustaría compartir las vibraciones de los platillos, los olores de las flores, el calor del mexcal, con todo el mundo.


Es esto lo que me inspira a compartir con los viajeros de este blog. Los invito a que otra persona se los lea mientras ustedes cierran sus ojos. ¿Se “lee” diferente”?, ¿pudieron imaginarlo?, ¿percibieron los olores?, ¿se imaginaron su altar?. Me encantará leer sus comentarios.


48 vistas

ÚNETE A NUESTRA LISTA EN MAILING

© 2020 Travesía Incluyente México.

  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco